El Manzano Rural



El Manzano es un antiguo balneario de aguas minero-medicinales, bicarbonatadas, sódicas, nitrogenadas y sulfurosas.

Se halla enclavado en las estribaciones de sierra morena, concretamente en la sierra de Aracena y picos de Aroche en la provincia de Huelva.

Se encuentra a 6 km de Almonaster la real, en la carretera que une a éste con la aldea de Gil Márquez.

Las aguas del manzano son conocidas desde el año 1850 (hace más de 150 años) y se han ido empleando a lo largo de todo este tiempo por sus propiedades curativas en distintos procesos y enfermedades, sin otro elemento de juicio que sus excelentes resultados que a su carácter eran atribuidos de sulfurosas, cualidad fácilmente reconocida por su característico olor.

No fue hasta el año 1927 cuando d. Faustino Moreno Moreno (fundador del balneario) recogió una muestra de dicha agua para realizarle un análisis completo de sus elementos o sales probables disueltas y de los gases que le acompañan. el resultado de éste escrupuloso análisis realizado por el instituto provincial de higiene de Huelva, concretamente por el jefe de la sección de química, el Dr. D. Fernando Gómez Nuñez, no pudo ser otro, que no sólo apreciar el enorme valor de estas aguas bajo el aspecto minero-medicinal que ya se le suponía, sino la existencia de preciados elementos hasta esa fecha desconocidos para las mismas y que  abrieron en la época un extenso campo a sus propiedades medicamentosas.

El balneario el manzano, es a partir de entonces y gracias a éste estudio no sólo el único de su clase en la provincia de Huelva, sino uno de los mejores de España, por su semejanza mineral y gaseosa con otros manantiales de antigua y reconocida fama.

El manzano cuenta con un hermoso edificio construido en el año 1915 que fue destinado a hotel. también cuenta con otro edificio igualmente destinado a alojar a los bañistas de la época y con una pequeña barriada integrada por casas para ser arrendadas a familias que no gustaran de la vida de hotel.

Precisamente, son éstas últimas, las que a día de hoy se pueden seguir arrendando como viviendas turísticas de alojamiento rural.